lunes, 16 de julio de 2012


  •   MUCHO CUIDADO CON LA HIPOCRESÍA EH!
    Jeremías 23:15: Por tanto, así ha dicho el Señor de los ejércitos contra aquellos profetas: He aquí que yo les hago comer ajenjos, y les haré beber agua de hiel; porque de los profetas de Jerusalén salió la hipocresía sobre toda la tierra. 

    EL APÓSTOL PABLO CONFRONTA AL APÓSTOL PE DRO 
    Galatas 2:11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 
    2:12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 
    2:13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 
    2:14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? 
    2:15 Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 
    2:16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. 
    2:17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. 
    2:18 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago.
    2:19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 
    2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 
    2:21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. 

    PERO UN POCO MAS DESPUÉS PEDRO ENSEÑA A NO SER HIPÓCRITA 
    1 Pedro
    2:1 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, 
    2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 
    2:3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor. 

    Salmos 119:113: Aborrezco a los hombres hipócritas;
    Mas amo tu ley.

    Proverbios 11:9: El hipócrita con la boca daña a su prójimo; 
    Mas los justos son librados con la sabiduría. 

     JESÚS MISMO CONFRONTO A LOS HIPÓCRITAS

     Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo:
     En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.
     Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.
     Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.
     Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos;
     y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas,
     y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí.
     Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.
     Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.
     Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo.
     El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.
     Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.
     Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
     ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor.
     ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?
     También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.
     ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?
     Pues el que jura por el altar, jura por él, y por todo lo que está sobre él;
     y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;
     y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él.
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.
     ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.
     ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
     Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
     ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,
     y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.
     Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.
     ¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!
     ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?
     Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;
     para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.
     De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.
     ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!
     He aquí vuestra casa os es dejada desierta.
     Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.Mateo 23.1-39

    BENDICIONES Y PERMANEZCAMOS SIEMPRE, EN LA GRACIA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    CHEKA ESTA IMAGEN Y SI PUEDES BENDICE A MI DIOS POR ELLO .



No hay comentarios:

Publicar un comentario